18.7.07 2:59 p. m.

Tres coma catorce quince etcétera

Soy y seré a todos definible;
mi nombre tengo que daros:
cociente diametral siempre inmedible
soy de los redondos aros.

Este párrafo puede ser leído como una adivinanza común, cuya respuesta es casi evidente. Lo que no es tan evidente es que además esconde la respuesta de otra forma mucho más ingeniosa y además útil: de hecho, estos versos son en realidad un truco para memorizar los 19 primeros decimales de dicho cociente (¿cómo?). Una técnica interesante, aunque no tan impresionante como esto.

7 comentarios:

fyron dijo...

esta clara la adivinanza pero no esta claro el metodo para memorizar esos 19 digitos. no hay algun enlace ke lo explike?

saludos homero!

homero dijo...

La pista aparece si pasas el cursor sobre el "cómo" que está subrayado. Si no, puedes googlear el poema y seguro que ahí aparece la respuesta.

PEIXES dijo...

fyron
A mi no me sale la respuesta pasando el cursor en ¿cómo?
pero si en el link de más arriba
(visto en Juegos de Palabras)...
ahí te explica ese y otros ejemplos...
Está muy ingenioso...!!!

fyron dijo...

fantastico, ya lo he cogido.
y no hay algo parecido para el numero e? o el omega?

homero dijo...

En Juegos de Palabras hay una frase para recordar e, pero no tan buena como ésta. Omega? No sé cuál es... te refieres a fi? No conozco una frase para ese número, podríamos inventar una.

fyron dijo...

La constante Omega Ω

El número Ω representa la probabilidad de que un programa aleatorio se detenga para una arquitectura determinada.

Los principios de la constante de Chaitin se encuentran en una edición de la Sociedad de Matematicas Londinense (Proceedings of the London Mathematical Society, 1936) en la que un desconocido hasta entonces Alan M. Turing presentó un modelo de una computadora digital programable de propósito general (Máquina de Turing). Después planteó su conocido problema de la parada, en el que pregunta si se puede determinar si un programa concreto se detiene al ser ejecutado en su máquina.

Se puede comprobar si un programa se para ejecutándolo, pero el problema es determinar, tras un tiempo de ejecución, si el programa se ha colgado o es que es un algoritmo “muy largo”. Turing demostró que no se puede encontrar una solución general a este problema.

Para poder comprender Ω, es necesario considerar el conjunto de todos los programas posibles. La probabilidad de que un programa elegido al azar se detenga es representada por el número Ω. El valor concreto de Ω depende de la coputadora y del lenguaje de programación elegido, pero esta elección no modificaría sus sorprendentes propiedades. Al ser una probabilidad, el número Ω es un número real comprendido entre 0 y 1.
tal vez me ekivoké

bueno
entonces el numero aureo Φ

homero dijo...

Ah, sí, alguna vez algo leí sobre ese número omega, pero la verdad es que nunca he comprendido bien qué significa...